Entrenando la motivación para hacer deporte - FRMujer

Entrenando la motivación para hacer deporte

Por Irene Garrido

El sofá, ese maravilloso amigo que en invierno nos acoge y nos cuida pero sobre todo tira de nosotros hacia una vida más sedentaria. Entrenar el cuerpo y la mente es importante pero antes de llegar a ese paso, entrenar la motivación es fundamental. Aunque a veces no es fácil. Por eso te vamos a dar algunos consejos para hacerle un jaque mate a la pereza y aunque llueva y truene, ser capaces de motivarnos para entrenar.

  • Escoge un por qué

¿Cuál es tu fin? ¿Tu meta? Focalizar nuestros esfuerzos en un reto supone un paso importante para que la motivación no decaiga. Querrás correr más rápido, competir en alguna carrera, tonificar esta zona o aquella o sencillamente mejorar tu forma física pero seguro que habrá un por qué. Si no lo tienes ¡encuéntralo!

  • ¿Quiénes son tus aliados?

A veces es estupendo tener a alguien que “tira de ti”, y que haga deporte contigo. Es más fácil vencer a la rutina entre dos o más personas que con uno solo. Si tienes la opción de practicar deporte en compañía, aprovéchalo.

  • Dile adiós a la rutina

Es fácil perder la motivación cuando tu rutina de deporte es siempre la misma. Llega el aburrimiento por hacer siempre lo mismo y en consecuencia la motivación sale por la puerta. Evítalo a toda costa y procura variar tu entrenamiento, que en la medida de lo posible haya siempre alguna novedad.

  • Olvídate de la negatividad

Y es que a veces somos realmente malvados con nosotros mismos. Queremos correr el kilómetro a 5:30 y nos esforzamos día y noche para conseguirlo pero los resultados no llegan tan rápido como nos gustaría y entonces nos desmotivamos de nuevo. Ni se te ocurra dejar que la negatividad le gane terreno a todo aquello positivo que has conseguido y estás recolectando. Intenta sacar siempre algo positivo de todo lo que haces.

  • Aliméntate bien.

Créenos, una buena alimentación hará que te sientas mejor contigo misma. Puede que te parezca una tontería pero el consumo de frutas y verduras por ejemplo de forma regular, mejorará tu ánimo. Combinado con deporte de forma regular, los resultados llegarán y la motivación estará al máximo nivel.

  • Recompénsate

No se trata de que tras una semana de entrenamientos cumplidos al 100%, te des un homenaje de media docena de donuts pero sí quizás que si habías fichado esas mallas de running que tanto te gustaban, sea el momento de darte ese capricho. Establece qué recompensas te gustaría alcanzar y ve a por ello.

Piensa en esa sensación tan maravillosa que tienes siempre al terminar tu entrenamiento. Y la explicación es bien sencilla: tu cerebro segrega endorfinas al hacer deporte, las conocidas como las hormonas de la felicidad. ¿No te gustaría sentirlas a menudo?

  •  Liberación

Sí, el deporte es una excelente medicina contra el estrés de las largas jornadas de trabajo o de esos maratones de estudio infernales. Puede que salgas a correr con unas ganas de 1 sobre 10 pero al cabo del primer kilómetro ya habrás olvidado los problemas tontos del día.

 

Si tuvieras que cuantificar tu nivel de motivación ahora mismo ¿cuál sería? Puntúalo en una escala de 1 sobre 10.